La Terapia Online

Mucha gente que se acerca a Jokabide nos pregunta por la terapia online: “¿Cómo funciona?”, “¿ya es eficaz?”…  En el mundo de la psicología, muchos/as terapeutas ya lo han probado. Como cada vez es más gente la que tiene dudas, vamos a dejar aquí unas líneas para aclarar dudas sobre esta modalidad de terapia psicológica:

Cualquier persona, de cualquier edad o condición, puede beneficiarse de sesiones de terapia online.

Necesitarás dos cosas:

1- Un ordenador, tableta, o incluso móvil. Sea el medio que sea, debe tener conexión a internet para poder hacer una videollamada, y calidad de sonido suficiente para poder hablar y escuchar con comodidad.

2- Una cuenta de Skype o Hangouts. Si no dispones de ninguna de estas puedes contactar con nosotros para que te orientemos o busquemos otra forma de realizar la terapia.

La terapia, sea física o a distancia, siempre se realiza en un espacio privado y en la medida de lo posible, tranquilo, libre de ruidos molestos e interrupciones. Se podría realizar desde cualquier lugar de casa, salvo que estéis organizando una fiesta o viendo una película en dolby surround.

Funciona igual de bien para casi todo el mundo, aunque aquí podemos encontrar dos tipos de personas:

Personas tipo 1: Un pequeño grupo de personas considera fría la terapia online y prefiere el trato tête à tête. Les cuesta algo más adaptarse y las primeras sesiones se les hacen raras, pero generalmente en un par de días se acostumbran y se encuentran cómodas.

Personas tipo 2: Hay un grupo que incluso prefiere la terapia online. Y es que ir a una consulta por primera vez a veces nos genera cierta ansiedad, porque vamos a hablar de temas íntimos, con una persona que no conocemos, en un espacio que no es el nuestro ni nos es familiar. Por eso prefieren la terapia online, porque estar en un espacio familiar (generalmente su casa) les ayuda a tener cierta sensación de control y sentirse más tranquilas. Además (palabras de uno de nuestros pacientes) es una gozada poder hacer la videoconferencia en pantalón de pijama.

En conclusión: depende de las preferencias personales, pero en esencia, la terapia online funciona de forma muy parecida a la presencial, no habiendo casi diferencias.

Al igual que en la terapia presencial, trabajamos con un modelo de terapia breve, lo cual quiere decir que generalmente hacemos unas 10 sesiones de aproximadamente una hora de duración.

, la terapia online es una modalidad apta para la terapia individual o de pareja.

La terapia familiar requiere de una tecnología que no disponemos actualmente, es por esa razón que preferimos realizarla en otros espacios.

Efectivamente, se pueden combinar ambas modalidades, siendo la terapia online una alternativa cuando no se puede acudir a terapia presencial por problemas de horario o eventos imprevistos.

Generalmente hacemos y pedimos que se haga una comprobación un rato antes de empezar con la sesión, pero en caso de problemas de última hora, siempre existe la opción de posponerla o de terminarla telefónicamente. En cualquier caso, la duración de la sesión terapéutica nunca se verá reducida por motivos técnicos.

Tenga la modalidad que tenga la terapia, es importante que haya un/a misma/o terapeuta durante todo el proceso, debido a que cada profesional puede tener un modo de actuación o una forma de trabajar distinta (aunque no por ello más ni menos válida) y combinar más de uno hace que sea un proceso mucho más lento, farragoso, difícil y confuso.
En cualquier caso, si el/la cliente/a así lo desea, es perfectamente capaz de trabajar con otro/a terapeuta.

El coste es similar al de la terapia presencial, pero algo más barato. Si estás interesado/a puedes llamarnos sin ningún tipo de compromiso

Si queréis información o queréis pedir una citapasaos por la sección de contactos y contadnos cómo os podemos ayudar.