¿CUÁNDO SOLICITAR TERAPIA DE PAREJA?

Las relaciones de pareja suponen la conexión y convivencia de dos mundos, cada uno de ellos con su complejidad, su historia, sus reglas y su idiosincrasia. Sea como sea la pareja, no es una tarea sencilla.

 

El roce, el conflicto y los problemas son parte inevitable de este tipo de relaciones, y resulta difícil diferenciar entre un problema pasajero y uno que requiere de la ayuda de un psicólogo.

 

Para despejar estas dudas, aquí os dejamos algunos de los motivos de consulta que escuchamos con más frecuencia:

problemas pareja

“Hay muchos motivos para solicitar terapia de pareja, sean problemas de comunicación, crisis, disarmonía sexual, falta de espacio o intención de separarse.”

FALTA DE COMUNICACIÓN

Dificultades para expresar o comprender necesidades. Choques, discrepancias y tensiones constantes.

LA PAREJA PASA POR UNA CRISIS

El nido vacío, ausencia de planes de futuro, despidos, infidelidades, enfermedades o fallecimientos son hitos que dañan y separan a la pareja.

PROBLEMAS EN EL ÁMBITO SEXUAL

La pérdida de deseo suele ser señal de alarma de problemas más graves.

AUSENCIA DE ESPACIOS PARA LA PAREJA

Estresores como aparición de hijos hace necesitar de espacio de reconexión.

LA PAREJA QUIERE SEPARARSE

La terapia sirve para atar cabos sueltos y buscar armonía. Esto es vital en el caso de parejas con hijos.

Amar es encontrar en la felicidad de otro tu propia felicidad.”

 -Gottfried Leibniz

terapia pareja chicos
LGBT Lesbian Couple Moments Happiness Concept
Guy and girl kissing under an umbrella on a night street
Mature couple still in love

¿CÓMO FUNCIONA LA TERAPIA DE PAREJA?

La terapia de pareja es un espacio en el que comprender la raíz de los problemas de la pareja y trabajar todos los aspectos y conflictos que hemos mencionado antes. No es una solución mágica, conlleva trabajo, pero tiene un alto índice de éxito y es una herramienta tremendamente potente para encarar cualquier problema o desafío que se presente a los cónyuges.

PREGUNTAS FRECUENTES

La terapia supone que cada uno tiene que hacer cambios en su comportamiento, que es la vía para lograr un progreso interior profundo. El seguimiento y apoyo para esos cambios se hace en sesiones individuales con cada miembro y luego en las sesiones conjuntas se pone en común el avance que se va dando. En ocasiones se da un problema psicológico en alguno de los componentes de la pareja que necesita terapia personal que puede hacer el propio terapeuta u otro psicólogo.

Existen situaciones en los que la terapia de pareja está contraindicada, o sencillamente no es la herramienta más adecuada para solventar la situación:

– No hay compromiso ni disposición para colaborar.

– Uno de los miembros fuerza al otro a acudir.

– No se tiene claro por qué se va a terapia.

– No hay confianza en el terapeuta.

La terapia supone que cada uno tiene que hacer cambios en su comportamiento, que es la vía para lograr un progreso interior profundo. El seguimiento y apoyo para esos cambios se hace en sesiones individuales con cada miembro y luego en las sesiones conjuntas se pone en común el avance que se va dando. En ocasiones se da un problema psicológico en alguno de los componentes de la pareja que necesita terapia personal que puede hacer el propio terapeuta u otro psicólogo.

Medir la gravedad de una situación es complicado, puesto que cada persona tiene una escala única de lo que es grave o no. Aun así, si es una pregunta que te planteas, es seguro que tu relación de pareja se beneficiará de unas sesiones de terapia.